lunes, 10 de diciembre de 2007

Ayuda para futuros empresarios

Con ochenta y cuatro proyectos comerciales nuevos en el primer año, cuarenta el segundo, y cincuenta nuevos negocios ya funcionando, la organización GET parece estar cumpliendo con sus objetivos: ayudar gratis a personas sin experiencia y con bajos recursos a abrir su primer negocio.

G.E.T., Gateway to Entrepreneurial Tomorrows, S.A., es una agencia que se formó después de completar un estudio conducido por el Marist College School of Management y el programa think tank Mid Hudson Pattern for Progress sobre el desarrollo económico en el Valle del Hudson en 2004. Los conductores del estudio querían traer la prosperidad económica a la región. Pensaban que sería mejor si unos miembros de la comunidad, o con poca experiencia en el mundo de los negocios, o la gente con ideas para empezar un negocio pero que no saben cómo realizarlo, aprendiesen a comenzar trabajos empresarios no sólo para mejorar sus propias vidas, sino también para poder mejorar las de sus colegas en una comunidad con una economía más fuerte. Con esta conclusión, los conductores del estudio decidieron poner esta idea en práctica, y por eso, la agencia G.E.T. abrió sus puertas al público en el año 2005.
Según el presidente de G.E.T., Enrique Rob Lunski, (Ph.D que recibió dos reconocimientos del congreso por su aporte al desarrollo económico y cultural del Valle del Hudson), el programa ha tenido mucho éxito desde su inauguración. En sólo dos años, G.E.T. ganó la reputación de ser una organización reconocida por sus métodos innovativos de poder cambiar las vidas de los participantes, muchos de ellos o de bajos sueldos y pertenecientes a minorías. La buena reputación que tiene viene de la filosofía de la agencia.

Cuatro pasos para el éxito
El Sr. Lunski cree que los participantes del programa, personas con buenas ideas de empezar un nuevo negocio en el Valle de Hudson, pueden realizar sus objetivos en cuatro pasos. Lunski quiere que las personas vengan a la oficina de G.E.T. con sus propias ideas. No importa si esas personas no saben qué hacer con sus ideas, porque los miembros de G.E.T. pueden guiar a las personas por el proceso de hacer sus sueños realidad. Ese constituye el primer paso.
El segundo paso se llama proceso de la consultoría. En este paso, los participantes tienen la oportunidad de trabajar con especialistas y mentores del desarrollo de negocios, como Margaret Edwards de MCR Business Solutions, que trabajan en la misma oficina de G.E.T. Dan consejos sobre las ideas que tienen del trabajo para hacerlas más fáciles en realizar, dado el nivel de experiencia con los negocios que cada participante lleva y su estatus económico.
El tercer paso lleva a los participantes toda la educación necesaria sobre las tareas ejecutivas, o sea el uso de “credit scores” y cuentas de ahorro, la contabilidad, y las oportunidades regionales disponibles que son las claves hacia el éxito en el mundo de los negocios. Después de completar toda esta enseñanza, los participantes pueden empezar a trabajar como empresarios en los campos profesionales que quieran, que forma la cuarta fase, la más importante. Pero en este cuarto paso, G.E.T. no deja de ayudar los participantes durante sus primeros momentos ansiosos. Los participantes mantienen contacto con sus mentores de la oficina hasta dos años después de haber completado el programa para poder recibir toda la asistencia profesional que requieren, y también pueden recibir los micro-préstamos que necesitan para abrir sus negocios y mantenerlos en operación, gracias a donaciones de The Dyson Foundation y The Dutchess County Industrial Development Association.

Cursos sobre micro-préstamos
Es verdad que los participantes, después de completar este programa de buena enseñanza, tienen éxito en el mundo de los negocios. G.E.T., desde su apertura ha ayudado en ochenta y cuatro proyectos en el primer año y cuarenta más el año siguiente. Desde entonces, cincuenta negocios han abierto en muchas partes de la región. Según Lunski, este número seguramente aumentará en los años que vienen.
Muchas personas se han enterado de los éxitos de previos participantes del programa G.E.T., y por eso, más llegan a la oficina esperando tener el éxito que otros empresarios han conseguido. Afortunadamente, Lunski recibió otra donación del Orange County Industrial Development Association para poder abrir otra oficina en Newburgh responsable de ofrecer ayuda a otra población.
Además Lunski ha iniciado un nuevo programa llamado Peer Savings and Lending con generosas donaciones. Este programa, proyectado a empezar este enero, es un curso riguroso de ocho meses que da a sus participantes la oportunidad de aprender del empresario en grupos pequeños. Así cada persona le ofrece opiniones y apoyo a su compañero de clase sobre ahorrar dinero y cómo usar efectivamente los micro-préstamos que se recibe de G.E.T. GET ofrece dos tipos de micro préstamos, uno de hasta $5,000 para comenzar un negocio, y otro de hasta $10,000 para negocios que ya estén funcionando por lo menos hace un año. Lunski tiene muchas ganas de iniciar esta clase. Anticipa que a muchas personas en Poughkeepsie y Newburgh les gustará participar.
Si le interesa llevar a cabos sus ideas y aspiraciones de empezar un negocio, recomiendo que vaya a recibir el consejo y la asistencia que G.E.T. le puede ofrecer. El Sr. Lunski, originario de Argentina, y su plantilla trabajan para suministrarle toda la asistencia a cualquier persona que desee hacer realidad sus ideas. Cada persona es bienvenida a participar para poder cambiar el camino de su vida y añadir al crecimiento económico en la región. Se puede recibir más información sobre el programa en su página Web, http://www.gethudsonvalley.org/, o en el teléfono (845) 790-5004 (8:30am -4:30pm).

De profesora a empresaria
Pero más importante que ver los números crecientes de proyectos de G.E.T. y de nuevos negocios en el Valle de Hudson, Lunski está orgulloso de la diferencia que los participantes han hecho en sus propias vidas, y también de la diferencia que estas personas están imprimiendo a sus propias comunidades. Por ejemplo, Marisa Parra, profesora, se fue a G.E.T. con unas ideas para abrir una academia de enseñanza de la lengua española, pero no sabía bien las técnicas comerciales que tenía que usar para realizar sus objetivos. Con la ayuda de G.E.T., Marisa tuvo la oportunidad de aprender sobre la administración y la contabilidad, para poder abrir su escuela de idiomas, su idea original. Después de completar el programa, Marisa logró empezar un proyecto educativo gratis que enseña el español básico a los médicos, las enfermeras, y otros empleados de hospitales en Kingston y en Poughkeepsie. Así, la plantilla médica se puede comunicar efectivamente con los pacientes hispanohablantes que no saben hablar bien el inglés que acuden al hospital con algún problema. A Parra le gustaría desarrollar su programa en más hospitales en el Valle de Hudson para poder destruir la barrera del idioma que existe entre inmigrantes recién llegados que buscan asistencia médica, y las personas que se la pueden dar para que no exista información malentendida. Según Parra, G.E.T. le dio el poder de ser una persona “capaz de hacer una diferencia para la comunidad hispana”.



Por Zack Kussin, Publicado en La Voz, diciembre de 2007

1 comentario:

Abril dijo...

Hola y enhorabuena; suelo hojear de vez en cuando este blog vuestro tan silencioso y he visto además que os han dado un premio hace poco. No sé muy bien si estáis buscando colaboradores en el otro lado del Atlántico o si ya los tenéis y estáis satisfechos. En cualquier caso, si en algún momento estáis interesados, podéis localizarme en un grupo de Facebook, con el nombre Gloria LalicenciadaVidriera o en la dirección: ripv.winkle/ARROBA/hotmail.com

Un saludo